entrando a matar

Entre razón y tradición

La evolución, la barbarie, la tortura, los sentimientos más indignos del ser humano, versus el sentido de sacrificio, el valor, la destreza y la tradición.

Su belleza y perfección, su fuerza, virilidad, su carácter imponente, han hecho de la figura del toro un símbolo que ha sido adorado desde tiempos inmemoriales. La supervivencia de la especie humana ha estado muy ligada a él. Grabados en cuevas, muestran lo importante que era para los primeros homínidos, adorado en templos desde tiempos ancestrales, unido al mito, al hombre, el toro se levanta como una expresión del animal perfecto.

Considerado por sus atributos como un verdadero Dios, el toro y la adoración al él, ganaron espacios en el mundo occidental. Las guerras y el comercio, permitieron el intercambio cultural a la humanidad que se desarrollaba, y mitos, leyendas y costumbres, se combinaron y dieron origen a muchas de las formas de devoción y tradiciones que la civilización de hoy aún mantiene.

toro sagrado

En Egipto el toro sagrado era una divinidad, la Mesopotamia Antigua y más tarde el mundo helénico cultivaría también su devoción a él, luego con la conocida influencia de Grecia sobre Roma su culto cobraría más adeptos.  Los romanos popularizaron la costumbre, cada asentamiento conquistado por ellos iba unido a sacrificios del animal sagrado, esos rituales paganos reflejaban la fortaleza y la prosperidad. Durante esos rituales se bañaban en sangre del toro sacrificado, un acto que hoy podría parecernos irracional; pero en el contexto en el que se daban aquellos acontecimientos era algo considerado procedente.

Enfrentarse a un Dios y poder luchar con él hasta vencerlo, tiene una carga emotiva y de significado de elevada importancia. Los mitos exaltaron con su magia el pensamiento en el que el hombre podía imponerse a un Dios. El hombre versus el toro sagrado, divino. Todos hemos oído hablar de Teseo de Atenas y de su historia, en la que debe capturar al toro de Maratón antes de ir por el Toro de Minos, mitad hombre y mitad toro que se encuentra en un laberinto y al cual termina venciendo.

En aquellos tiempos hombres y mujeres retaban al animal sagrado, saltando por encima de él y tomando sus cuernos, era retar a un poder divino con éxito. Puede entenderse el arraigo de tales costumbres en algunos lugares donde su influencia fue mayor, como lo es el caso de España. Leyendas como la de San Saturnino de Tolosa y de San Fermín, su protegido en Pamplona. San Saturnino convirtió al cristianismo a San Fermín, quien era hijo del jefe romano de Pamplona, fue a Francia y regresó a Pamplona para liberar de las supersticiones al pueblo, que hoy en día hace una procesión cada año en su honor y  recibe como gracia la protección a los corredores del famoso Capotico de San Fermín.

san fermin

Tan conocida como polémica es la tradición de los toros en España. En 2015 alrededor de 30 ciudadanos realizaron una manifestación en contra de las corridas de toros, por considerarlas actos despreciables e indignos de seres civilizados. Consideran que no hay justificación alguna para que a estas alturas de la humanidad puedan congregarse personas a ver como matan a un animal de manera indigna, sometiéndolo y haciéndolo sufrir innecesariamente.

El gobierno de Castellón impuso multas a estos manifestantes por un monto de 6.000 euros a cada uno y justificó tal acción apelando a la Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana. ¿Es maltrato animal?  Obvio que sí, ¿Es tradición? Obvio que sí. Estas corridas generan mucho empleo y cantidades ingentes de dinero que entran a las arcas de promotores y eso significa que la tradición paga buenos impuestos. Detrás de la actividad están el turismo, los restaurantes, transporte, artesanía,  hay mucho en juego. Es uno de los espectáculos de masas que congrega a mayor cantidad de público, en los lugares en donde cuenta con gran aceptación.